Javier Milei comenzó este domingo su mandato de cuatro años como presidente de Argentina. El ultraderechista, que ganó la presidencia el pasado 19 de noviembre con el 56% de los votos, recibió el bastón de mando del peronista Alberto Fernández en una ceremonia en la Cámara baja.

A la toma de posesión asistieron mandatarios internacionales invitados, entre ellos el rey Felipe VI de España; el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski; el paraguayo Santiago Peña, el uruguayo Luis Lacalle Pou y el chileno Gabriel Boric. El nuevo presidente brindó un discurso ante sus seguidores en la explanada del Congreso en el que anticipó duros recortes inminentes: “No hay alternativa posible al ajuste, no hay plata”. “El shock impactará de modo negativo sobre la cantidad de pobres”, afirmó.

El nuevo vocero presidencial, Manuel Adorni, indicó este lunes por la mañana que habrá que esperar hasta el martes para conocer las primeras medidas económicas del Gobierno de Milei. Argentina espera una definición sobre los recortes y el ajuste fiscal que el mandatario ultraderechista auguró como “la única solución” a la crisis económica que tiene a casi la mitad de la población en la pobreza y la inflación interanual en el 142%.

En su discurso de asunción, Milei auguró un panorama desolador para los próximos meses. “Ningún Gobierno ha recibido una herencia peor que la que estamos recibiendo nosotros”, dijo, y advirtió que no aceptará protestas en las calles frente a sus medidas.

El rumor desde hace semanas es que el nuevo Gobierno tiene listo un paquete de propuestas legislativas para empezar su plan de ajuste. Los argentinos tendrán que esperar un día más para conocerlo.