El gobierno se encuentra analizando la posibilidad de exonerar de impuestos a los repelentes para mosquitos en el marco del avance del dengue, aunque desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) no aseguraron que esto pueda llegar a bajar los precios; en ese sentido, desde el Poder Ejecutivo aseguraron que realizarán un estudio de precios para ver si aumentaron de forma desproporcionada.

La situación del dengue escaló hasta el propio presidente Luis Lacalle Pou que se reunió el día de ayer con la ministra de Salud Pública, Karina Rando, para determinar los pasos seguir luego de confirmarse la primera muerte de una persona infectada.

“Históricamente, hasta ahora, ha sido el peor momento, lo que no quiere decir que no podamos estar peor en las próximas semanas”, advirtió la líder de la cartera de salud luego de reunirse con Luis Lacalle Pou respecto al paciente fallecido el día martes.

Una vez terminada la reunión, la ministra adelantó la posibilidad de exonerar de impuestos a los repelentes para mosquitos, aunque remarcó que esta decisión no determina que bajen los precios.

“Sacarle los impuestos no garantiza que el repelente vaya a bajar de precio, porque el quitarle los impuestos no obliga al comerciante a bajarlo de precio. Entonces, a veces puede ser más beneficio o más especulación por la persona que lo comercializa y no se traduce eso a la población”, explicó.

Por otro lado, anunció que ya comenzó la distribución de repelentes en poblaciones vulnerables mediante los Centros Coordinadores de Emergencias Departamentales (Cecoed) con un stock proporcionado por el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae).

En cuanto a la fumigación, la ministra aseguró que es una probabilidad. “La fumigación siempre es una posibilidad en algunas situaciones específicas, en las situaciones en las que hay grandes concentraciones de mosquitos, gran circulación”, dijo.