El 11 de abril se celebra el «Día Mundial del Parkinson», para concienciar a la población acerca de esta enfermedad neurodegenerativa que afecta a millones de personas en el mundo.

Esta enfermedad se caracteriza por un trastorno progresivo que afecta el sistema nervioso y las partes del cuerpo controladas por los nervios. Los síntomas aparecen lentamente. El primero puede ser un temblor apenas perceptible en una sola mano. Los temblores son habituales, aunque también puede causar rigidez o una disminución del movimiento.

Los síntomas pueden ser leves al principio. Por ejemplo, usted puede tener un temblor leve o una ligera sensación de que una pierna o pie está rígido y se arrastra. El temblor en la mandíbula también ha sido un signo temprano del mal de Parkinson. Los síntomas pueden afectar uno o ambos lados del cuerpo.

Los síntomas generales pueden abarcar:

Problemas con el equilibrio y la marcha
Músculos rígidos
Achaques y dolores musculares
Presión arterial baja al levantarse (hipotensión ortostática)
Postura encorvada
Estreñimiento
Sudoración y no ser capaz de controlar la temperatura corporal
Parpadeo lento o poco frecuente
Dificultad para tragar
Babeo
Habla más tranquila y lenta, y voz monótona
Falta de expresión facial (como si estuviera usando una máscara)
Incapacidad para escribir claramente o la letra es muy pequeña (micrografía)

Se desconoce la causa de la enfermedad de Parkinson, pero hay varios factores que parecen influir, como los siguientes:

Genes: Los investigadores han identificado cambios genéticos específicos que pueden causar la enfermedad, sin embargo, son poco comunes salvo en algunos casos en los que muchos miembros de la familia la presentan.

No obstante, ciertas variaciones genéticas parecen aumentar el riesgo de tener enfermedad de Parkinson, pero con un riesgo relativamente menor de la enfermedad para cada uno de estos marcadores genéticos.

Desencadenantes ambientales: La exposición a ciertas toxinas o factores ambientales puede aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson en el futuro, pero el riesgo es pequeño.