La diputada suplente frenteamplista Martina Casás le exige al sector Marea Frenteamplista y al diputado Gustavo Olmos una indemnización económica cercana a los US$25.000, en el marco de su denuncia por acoso sexual y laboral contra el legislador.

A través de su abogado, Juan Raúl Williman, Casás presentó en diciembre una denuncia en Fiscalía contra Olmos por acoso sexual en lo laboral y por abuso sexual. La denuncia también fue hecha ante el Ministerio de Trabajo (MTSS) y la Comisión de Género del Frente Amplio (FA). Casás, que ejercía como suplente de Olmos, señaló que él la «arrinconó» y actuó sin su consentimiento para besarla, y que vivía una «compleja dinámica laboral» en el despacho del diputado.

En diciembre, el Juzgado de Familia dictaminó seis meses de prohibición de acercamiento a 100 metros para Olmos con respecto a Casás.

Ahora, en el marco del proceso laboral, la defensa de Casás se apresta a solicitar una indemnización no solo por el despido indirecto -por la imposibilidad de seguir trabajando- sino también por los actos que implicarían acoso sexual y laboral.

“Se debe a una normativa que existe en Uruguay muy específica, que es la Ley Nº18.561, que intenta prevenir, sancionar y erradicar las situaciones de acoso sexual en el trabajo. Esa ley tiene prevista una indemnización tarifada y especial como daño moral para las personas que viven situaciones de acoso sexual en el ámbito laboral”, explicó este jueves Williman en rueda de prensa, y agregó: “La persona no puede seguir trabajando, entonces ahí se estaría frente a un despido indirecto y abusivo: ahí corresponde la indemnización común por ruptura del vínculo unilateral -en este caso indirecto porque no puede seguir trabajando, pero no es su voluntad que sea así-, y además la indemnización tarifada por esta ley de la que hablamos. Cuando se suman esas dos indemnizaciones, se incrementa bastante el monto de una salida normal, que ya tiene montos como aguinaldo y vacacionales no gozados”.

El abogado de Casás explicó que “el empleador desde el punto de vista formal es el sector (Marea Frenteamplista, liderado por el precandidato Mario Bergara), pero su jefe directo, con quien trabaja de forma directa y ejercía el poder de forma directa es Olmos, quien además, según lo que surge de la información, es quien realizaba las transferencias bancarias para el pago de su salario”.

La cifra exigida, según informó el diario El Observador, ronda los $981.000, lo que equivale a unos US$ 25.000. “El monto hace referencia a su salario mensual nominal, que tiene que ver con su antigüedad de cuatro años. Hay un piso de diez mensualidades más los rubros por egreso, que hace a esa cifra en pesos”, indicó Williman.

“Independientemente de este proceso laboral, Martina tiene en trámite una denuncia penal que está en la Fiscalía de Delitos Sexuales”, recordó Williman, e indicó que su clienta “en este momento no está trabajando, se pidió licencia, y está realizando una maestría”.

“En lo emocional pasó por momentos bastante complejos, hacer estas denuncias no es fácil. Más allá de que ella está absolutamente convencida de qué fue lo que le pasó y cómo calificarlo, sabe que toma el riesgo de que la prueba depende ella y que tendrá que probarlo, y que eso expone a comentarios y críticas”, agregó Williman.

Fuente: teledoce.com