Dos hombres de 20 y 22 años (con dos antecedentes penales) fueron detenidos este lunes de tarde en dos allanamientos realizados en el barrio Marconi por el homicidio del policía Alexis Meireles, de 37 años.

Meireles fue asesinado en la madrugada de este lunes mientras realizaba un control en el barrio, informaron fuentes policiales. Fue trasladado a la policlínica de Capitán Tula, en Piedras Blancas y luego al Hospital Policial donde murió, cercano a la hora 1:50.

Los otros policías que se encontraban en el lugar resultaron ilesos. Manifestaron que estaban haciéndole un registro a tres sospechosos en Guárapirú y Tomás Burgueño cuando escucharon disparos que provinieron desde otro lugar.

Desde el Ministerio del Interior señalaron que no hubo un enfrentamiento con el –o los atacantes– porque los efectivos se intentaron resguardar. Según la información policial, los disparos provinieron desde una vivienda de la zona. Frente a una vivienda se incautaron siete casquillos de una pistola de calibre 9 milímetros. La víctima –que prestaba servicios en Investigaciones de la zona policial 3– tenía dos hijos de 11 y 7 años.

Horas antes el comando del Ministerio del Interior realizó una conferencia de prensa, donde transmitió el respaldo a los policías del país luego del asesinato de uno de los funcionarios, Alexis Meireles de 37 años, en horas de la madrugada.

«Es un día triste. Absoluto y total respaldo a la Policía y a cada uno de los policías que todos los días se juegan la vida para protegernos y llevar tranquilidad a los uruguayos. No vamos a descansar hasta encontrar a los asesinos y que paguen en cárcel», señaló el ministro Nicolás Martinelli. «Hoy estamos parados en la pata de la represión luego de este hecho triste y lamentable», añadió. Martinelli, dijo: «No hay absolutamente ni un barrio donde la Policía no opere y tiene un poder de fuego mayor al de los delincuentes». «Esta situación es penosa pero no nos amedrenta», agregó, por su lado, el director de la Policía, José Azambuya. «Los protocolos no fallaron, se actuó dentro de lo establecido. La superioridad numérica la tenía la Policía», afirmó.