Los exfuncionarios de Casa de Galicia preparan juicios contra el Estado, tras no haberse levantado ayer el veto del Poder Ejecutivo a las compensaciones que se habían votado en el Parlamento.

El Poder Ejecutivo proponía una compensación de 8 millones de dólares, lo que daba unos 170 mil pesos por trabajador, pero en el Parlamento se votó una compensación que llegaba a los 30 millones de dólares en total, estableciéndose 630 mil pesos como máximo a cobrar. En total se estima en unos 2.000 los trabajadores que tienen derecho a la compensación.

Los trabajadores reclaman la totalidad de los despidos que son cubiertos por el Fondo de Créditos Laborales. Este fondo está destinado a pagar los despidos y demás créditos laborales a los trabajadores de empresas que dan quiebra. Pero el fondo no tiene hasta el momento esa cantidad dinero. El Fondo se constituye con el 0,025%, que grava los ingresos de la generalidad de los trabajadores.

Uno de los argumentos del Poder Ejecutivo en su veto era que se da cobertura a créditos que el resto de los trabajadores no tienen protegidos (los post concursales) y no se prevén exclusiones para el caso de trabajadores de determinada jerarquía o con vínculos con las autoridades empresariales. El Fondo por ejemplo no cubre a los cuadros directivos o gerenciales de las empresas.

Fuente: grupormultimedio.com