El Instituto Nacional de Estadística (INE) dio a conocer este lunes los datos de pobreza de 2023, que indican un aumento con relación a 2022, pero “dentro del margen de error”, lo que implica que no se pueda hablar de “cambios estadísticamente significativos”.

Mientras que en 2022 9,9% de las personas se encontraba por debajo de la línea de la pobreza, en 2023 ese número se ubicó en 10,1%. En tanto, 7% de los hogares se ubicó por debajo de la línea de pobreza, cifra también estable con relación al 6,9% de 2022.

Si se analiza por departamento, la distribución es “heterogénea”, explica el INE. Por ejemplo, en Montevideo, Salto, Artigas, Rivera, Cerro Largo y Treinta y Tres es donde se registran los guarismos más altos: todos estos departamentos tienen más de 8% de pobreza. Por su parte, los departamentos de Colonia, Flores, Maldonado y San José son los que presentan números más bajos, de “hasta 3,9%”, según el instituto.

Al poner la lupa en Montevideo, se identifica que los municipios que están sobre la costa sur se encuentran entre los menos pobres, en contraposición a lo que pasa en aquellos que están en la periferia. El INE señala, además, que la pobreza impacta especialmente en las “localidades urbanas del interior de menos de 5.000 habitantes”.

En lo que respecta a la pobreza según edad, el informe señala que “la población comprendida entre los tramos de menores de seis años, de seis a 12 años y de 13 a 17 años es donde se registra la mayor incidencia de la pobreza, independientemente de la región del país que se considere”.

En el primer tramo, el de menores de seis años, la incidencia de la pobreza es de 20,1%; en el de 6 a 12 años, de 18,3%, y en el de 13 a 17, de 17,9%. De ahí en más la cifra disminuye: en la franja de 18 a 64 años se ubica en 8,7% y para los mayores de 65 años, en 2,2%.