La selección uruguaya de fútbol de salón cerró su participación en el Mundial de futsal (AMF) de México con el título de vice campeón, tras perder la final ante Paraguay, una de las potencias de este deporte y que era candidata al título.

La celeste cayó goleada por 6-1 ante los guaraníes, que de esa forma se quedaron con un nuevo título.
Uruguay nuevamente quedó cerca de conquistar el trofeo de la Asociación Mundial de Futsal, como ya había ocurrido en 1997, también en México, cuando fue finalista.

El equipo dirigido por Pablo De Palleja llegó a la definición por el título tras ganarle a Colombia por penales, la otra selección que partía como favorita junto a Paraguay, pero que quedó por el camino ante la celeste.
Pese al trago amargo de la derrota en la final, el equipo uruguayo sonrió para la foto con la copa del segundo puesto.