El presidente Luis Lacalle Pou expresó su convicción de que aquellos que no tienen el coraje de pensar en las futuras generaciones pagarán el costo político. Destacó el largo proceso de discusión y consulta que precedió a esta reforma y lamentó la falta de diálogo social efectivo al respecto.

El mandatario subrayó la importancia de la reforma para garantizar el futuro previsional del país y señaló que, de no llevarse a cabo, impactaría negativamente en la economía de la sociedad en general y requeriría mayores impuestos. Insistió en la necesidad de explicar detalladamente los beneficios de la reforma a la ciudadanía y destacó la labor del equipo encabezado por Rodolfo Saldain en este sentido.

Y agregó: «¿Saben lo que yo le dije a los colegas del Poder Ejecutivo, a los ministros? Que el costo político lo iba a pagar el que no tenga el coraje de pensar en las futuras generaciones. Y esto fue un tratamiento larguísimo, larguísimo, se convocó decenas de delegaciones».

El presidente enfatizó que su deber, en representación del Estado y del Gobierno, es respaldar esta reforma en caso de que avance hacia el plebiscito, dado el impacto positivo que tendrá en el futuro de los uruguayos.