El presidente la República, Luis Lacalle Pou, indicó, en la cena anual del Centro de Estudios para el Desarrollo, que en Uruguay la tasa de empleo se ubica en 58,6%; la de actividad, en 64.1%; el salario real aumentó 4,8%; se crearon 93.500 puestos laborales; el desempleo es de 8,6% y las exportaciones fueron récord en 2022, así como las inversiones del Ministerio de Transporte. “Son cifras y datos positivos”, dijo.

“La confianza y la cohesión social son conceptos vitales de aplicación en la realidad para tener una gestión de gobierno y una vida social en paz”, Lacalle Pou, en la cena anual del Centro de Estudios para el Desarrollo, este miércoles 30, en el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU).

El mandatario estuvo acompañado por la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón; el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado; el prosecretario, Rodrigo Ferrés; ministros y jerarcas de entes autónomos y servicios descentralizados, entre otras autoridades.

Lacalle Pou aseveró que la confianza se construye con el tiempo y que se optó por aplicar ideas claras y prácticas que puedan impactar en la realidad, además de cumplir con el compromiso asumido. En la oportunidad, dijo que la cohesión social es sinónimo de libertad y que está convencido de que la democracia debe estar presente tanto en el Parlamento como en la cotidianidad social.

Asimismo, mencionó algunos hitos del Gobierno, entre los que se destacan las acciones frente a la pandemia de COVID-19. En ese punto, indicó algunas decisiones tomadas, transversales a todo el período de su administración: mantener activos los motores de la economía, no aumentar impuestos y no establecer una cuarentena obligatoria.

Sobre la economía, resaltó el apoyo a las grandes, medianas y pequeñas empresas, a través del Sistema Nacional de Garantías y el seguro de paro transitorio. También se refirió a la contribución desde los salarios públicos altos. “La libertad responsable es lo mejor que sacamos como sociedad”, afirmó el jerarca.

También señaló la importancia de la ley de urgente consideración (LUC) n.° 19.889, del 14 de julio de 2020; la transformación educativa, que permitió, entre otras cosas, bajar los niveles de deserción, y la reforma de la seguridad social, así como los cambios en la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap), la residencia fiscal y la vivienda de promoción de interés social.

Añadió que la pandemia, además del déficit hídrico en más de una oportunidad, la guerra entre Rusia y Ucrania, y la diferencia de tipo cambiario con Argentina, al país le costó 4.144.000.000 de dólares, entre erogaciones, renuncias fiscales y no ingreso de dinero por exportaciones agrícolas.

Sin embargo, expresó, Uruguay presenta cifras positiva: la tasa de empleo se ubica en 58,6%; la de actividad, en 64,1%; el salario real aumentó 4,8%; se crearon 93.500 puestos laborales; el desempleo es de 8,6% y las exportaciones fueron récord en 2022, así como las inversiones del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

También indicó que se redujo la inflación, se rebajaron impuestos por 150.000.000 de dólares, hubo tres años consecutivos de cumplimientos de la regla fiscal, descendieron las rapiñas un 23% y los hurtos un 18%, y que el problema está en los homicidios.

“Este Gobierno ha tenido una profunda vocación descentralizadora en el interior y también dentro de Montevideo”, aseveró Lacalle Pou.

Recordó que Antel instaló fibra óptica en el barrio Casavalle, se construyó el hospital del Cerro, se abordó el problema de los asentamientos al duplicar la inversión, de 240.000.000 de dólares a 480.000.000, se mejoraron las condiciones de las personas liberadas del sistema penitenciario, mediante su respectiva inserción laboral y social, además de escuchar los requerimientos de la sociedad.

“Hay una fuerte concepción humanista”, celebró, y agregó: “El Estado es el único que puede hacer piecito o dar una mano para que la persona goce de la libertad que no tiene desde la educación, salud y vivienda”.

Lacalle Pou también resaltó algunas obras puntuales pendientes, como la de Arazatí, que solucionará el abastecimiento de agua potable en la zona metropolitana por 15 años; acelerar las intervenciones en asentamientos y llevar el saneamiento a 61 localidades del interior del país, cuyos pliegos de la licitación fueron aprobados.

En cuanto a las relaciones exteriores, asumió que, de forma insistente, pregona por la apertura bilateral o grupal. Al respecto, expuso que China busca acelerar la asociación del libre comercio, con la postura de que se hable con el Mercosur. “Uruguay no pretende concepciones ni privilegios, pretende ser libre”, subrayó.

“Ser presidente de la República es un privilegio que uno tiene que devolver con prudencia, paciencia, equilibrio y con la misma pasión desde el primer hasta el último día. El equipo pidió hacernos cargo y la verdad que nos estamos haciendo cargo”, concluyó el mandatario.