Liverpool derrotó 2-0 a Deportivo Maldonado en el Domingo Burgueño, consagrándose campeón del Clausura y además sacando tres puntos en el liderazgo de la Anual sobre Peñarol con una fecha por jugar.
El cotejo tuvo un comienzo muy especial, con el saludo de Coito a Bava por el título obtenido, la ovación de los 1500 hinchas presentes a los jugadores, la foto con los parciales de fondo y una noche que se tiño en negro y azul.

En la cancha, un duelo que fue parejo, con los fernandinos queriendo ser ofensivos por las bandas ante un rival paciente y que se dedicó a cumplir al prie de la letra su receta habitual.

En esos primeros veinte minutos las dos chances más claras se repartieron una por lado: el visitante con un remate de media distancia de Luciano Rodríguez que sacó el golero Reyes y el local con una serie de cabezazo que entre Britos y la falta de puntería no lograron meter.

De allí en adelante los de Coito llevaron las riendas, con Darias y González muy activos, sumando a un juego colectivo al cual le faltó el puntillazo final. Empate sin goles con que se fueron al descanso.
El complemento comenzó con el equipo de Belvedere dispuesto a manejar la pelota con Napoli y Medina, para pararse mucho más adelantado y acercarse a la valla adversaria.

La ausencia de Meli le quitó el desdoble habitual que muestra un once bien trabajado, eso sumado a que los rojiverdes bien parados, daban pocas brechas y cuando se podían lanzar al ataque eran criteriosos.

Los cambios que se fueron dando fueron intentos de cambiar en algo un trámite que se hizo chato y con los arqueros sin pasar mayores sobresaltos.

Un disparo de Darias a distancia y otro, pero por parte de Rivero, fueron elevando el tono del cotejo con vistas a los 15′ finales, donde los de la Cuchilla arriesgaron mucho más.

Y el ansiado gol llegó a los 76′, con una acción que comenzó Perdomo, se la cedió a Luciano Rodríguez que puso un centro largo que en el segundo palo Matías Ocampo, anticipando al lateral, cabeceó, cambió de palo y puso el 1-0.

El segundo llegó algunos minutos después y fue un verdadero golazo. Una falta sobre Rivero le dio un hermoso tiro libre que Luciano Rodríguez ejecutó a la perfección para el 2-0 que cerró las cortinas del cotejo.

El pitazo de Matonte cerró el triunfo de Liverpool, que además de festejar y recibir la copa por el título del Clausura, le sacó tres puntos a Peñarol en la punta de la Anual con una fecha por jugar. Redondo.

Fuente: montevideo.com.uy