El futbolista Luis Suárez habló este lunes luego de llegar al Aeropuerto de Carrasco, para ponerse a la orden de Marcelo Bielsa, de cara al partido de Uruguay contra Argentina por las eliminatorias mundialistas.

El partido será el jueves en La Bombonera, en Buenos Aires. Este lunes Suárez llegó a Montevideo y se fue directo al Complejo Celeste, sin dar declaraciones a la prensa. Antes de subir a la camioneta que lo trasladó, se sacó fotos con algunos de los hinchas que lo esperaban en la puerta del aeropuerto.

Más tarde, la Selección Uruguaya difundió un video de AUF TV, en el que el futbolista dice: «Estoy muy agradecido por todo el cariño que he recibido, han hecho muchísimas cosas cuando uno no estaba acá pero agradecido por el cariño y por el reconocimiento de la gente».

Señaló que la idea es «disfrutar esta etapa» de «dos partidos» por los que está convocado. Instó a «llenar el estadio y disfrutar». «Nunca se sabe qué puede pasar en el futuro, para mí va a ser una noche más de las tantas inolvidables que viví en la Selección», añadió.

Uruguay juega doble fecha de eliminatorias para el mundial de 2026. El partido con Argentina se disputará desde las 21:30, y el otro rival será Bolivia, en el estadio Centenario.

Esta es la primera convocatoria del goleador histórico de la Selección por parte del entrenador Bielsa, que no lo tuvo en cuenta para los primeros cuatro partidos.

Suárez llegó al aeropuerto de Carrasco sobre las 14:30 de este lunes. La expectativa por verlo fue grande y por eso varios hinchas se acercaron al aeropuerto y al Complejo Celeste.

Bielsa dijo varias veces que tanto Suárez como Edinson Cavani eran “convocables” y que su presencia en la Selección dependería del rendimiento puntual de cada uno y su estado físico.

Suárez viene de hacer un triplete con Gremio el jueves por el Brasileirao y es uno de los goleadores de la liga en Brasil.

Cavani, en tanto, sufrió una lesión muscular el fin de semana y es baja para la convocatoria de Bielsa.

El segundo goleador histórico de Uruguay no pasa por su mejor momento, con pocos goles en Boca, aunque muchos minutos en cancha. Disputó casi 70 minutos en la final de la Copa Libertadores que el xeneise perdió ante Fluminense 1-2.

Fuente: subrayado.com.uy