Nacional le ganó 2:1 a Miramar Misiones de atrás en el estadio Franzini y se quedó con una victoria que sufrió más de la cuenta, lo que dejó a los cebritas aún sin conocer la victoria en la octava fecha del Torneo Apertura.

El técnico tricolor, Álvaro Recoba, hizo varios cambios en la oncena titular, que no inició bien el encuentro y que le costó acomodarse en el campo de juego, además de que fue golpeado por la fuerte lluvia y el viento que trajeron el clima de esta jornada.

Miramar, con el debut del entrenador argentino, Ricardo Caruso Lombardi, fue superior en el juego durante la primera parte y consiguió el gol de la apertura con el tanto de Alexander Machado, quien jugó un gran partido y pudo haberle arruinado la victoria a Nacional en el segundo tiempo. Sin embargo, Nacional reaccionó rápido y empató el juego minutos después por medio de Gonzalo Carneiro.

En el complemento, el partido cambió totalmente de protagonista, que pasó a ser el tricolor. Los segundos 45 minutos fueron un completo asedio de Nacional sobre el área y el arco cebrita, que se dedicó a aguantar el resultado con todo lo que tenía. Y sobre el final, en un contraataque aislado, Machado convirtió un nuevo golazo que lo ponía nuevamente en ventaja a Miramar, pero todo fue anulado por fuera de juego, tras revisión en el VAR -lo que causó la furia de Lombardi-.

Luego, Nacional recuperó la energía para ir en busca del triunfo y lo consiguió en los minutos finales, a través del delantero paraguayo, Federico Santander. De esta manera, sin tiempo para más, los tricolores dieron vuelta el resultado y se llevaron una victoria sufrida sobre el final, que es muy importante para no perderle la pisada a los líderes.