Nacional y Peñarol igualaron 1-1 en el clásico amistoso que se disputó en el Estadio Centenario, pero con una estupenda actuación del panameño Luis Mejía, los tricolores se quedaron con la definición por penales y por ende la victoria (4-1) por esa vía.

El partido comenzó con una amarilla para el capitán tricolor Diego Polenta que fue con el brazo extendido sobre Ángel González y Sacarelo no dudó en amonestarlo.

Instantes después en una corrida de Diego Sosa por izquierda terminó en un centro que sacó la defensa, pero que remató Pedro Milans rebotado y al córner.

Fueron instantes donde Damián García e Ignacio Sosa estaban muy activos en zona de volantes, mientras que en los tricolores no podían encontrar a Carneiro, ni Bentancourt, que chocaban con los zagueros.

Pisando los diez minutos, fue Byron Castillo el que exigió con su velocidad, llegando a línea de fondo y rematando sin mucho ángulo, obligando a una tapada de Mejía para evitar cualquier duda.

Una falta de Coelho sobre Carneiro le valió la amarilla y un buen tiro libre en zona rival para los de Recoba que el propio brasileño se encargó de despejar.

La primera clara de los albos llegó al cuarto de hora, con una contra donde Bentancourt y Carneiro se combinaron y este último remató cruzado y ancho.

Ángel González intentaba con velocidad complicar a los zagueros ya que cuando la pelota iba por la cancha de arriba tenía todas las de perder.

Pasados los 20′ hubo dos clarísimas, una por lado. La primera un balón filtrado de Zabala para el pique de Bentancourt cuyo remate tapó De Amores. La respuesta vino con un pase de González para Cabrera que tiró sin fuerza ante la salida desesperada de Mejía que se quedó con el duelo.

Y a los 29′ se quebró la paridad en favor de los tricolores. Un córner bien ejecuto encontró a Ruben Bentancourt peinando en el primer palo y por el segundo apareció Franco Romero para inflar las redes tras anticipar la acción defensiva de Maximiliano Olivera.

Un golpe duro para el carbonero que perdió la calma inicial y ya no encontraba los caminos para ofender, comenzando a tirar algún balón largo para un nueve de baja estatura.

Sobre los 40′, y con otra pelota quieta, casi llega el segundo. Un balón cruzado que llegó a cabecear Romero una vez más se fue muy cerca, marcando los problemas que tenía la defensa aurinegra en ese aspecto.

Poco pasó de allí al final de un primer tiempo que se fue con Nacional adelante por 1-0, producto del buen aprovechamiento de una falencia de su contincante, el juego aéreo.

Para el complemento Diego Aguirre apostó a dos variantes de movida, colocando a Camilo Mayada por Pedro Milans, para pasar a Castillo al lateral, así como Maximiliano Silvera por Eduardo Darias.

Fue un pasaje donde los carboneros quisieron ser algo más ofensivos pero muchas veces sus jugadas culminaban en centros que despejaban con tranquilidad los zagueros rivales de mucho mayor porte y corpulencia.

Pero el empate llegó con un golazo de Maxi Silveira. Un pase largo para la corrida de Speedy González por izquierda que limpió a Velázquez y colocó un centro que el delantero formado en Cerrito calzó de chilena para hacer estéril el esfuerzo de Mejía y sentenciar el 1-1.

Ahora el que estaba incómodo era el albo, que no encontraba la pelota y carecía de gestación, más allá de las corridas de sus dos delanteros. Hernández, Méndez y el Cepillo González en nuevos cambios de la Fiera.

El Chino decidió no esperar más y también modificó el once, colocando a Jeremía Recoba y Lucas Sanabria por Francisco Ginella y Diego Zabala. Pierna fuerte y dos que pudieron irse expulsados como Carneiro y Castillo por faltas fuertes que les pudieron valer la segunda amarilla.

Una pelota donde se durmió De Amores pasando los 70′, terminó rebotando en el propio Carneiro que presionó y se fue apenas desviada, mientras que más cambios llegaban en los dos.

A los 77′ una fuerte patada de Lucas Hernández sobre De León terminó valiéndole la expulsión al lateral, que en primera instancia fue amarilla, pero luego tras el llamado del VAR se cambió por la roja.

De allí en más, ya con varios jugadores extenuados, la intensidad disminuyó pero se ganó en emotividad ya que el duelo era de ida y vuelta, pero sin la claridad para volver a inflar las redes.

La penúltima fue de los aurinegros, con un pase filtrado del Cepillo para Silvera que cuando enganchó en el área se encontró con Mejía tirándose a sus pies para sacar y luego Méndez que quiso rematar la tiró lejísimo.

La del estribo llegó con otra contra donde nuevamente los de Recoba quedaron mal parados, González condujo, se la dio a Nahuel Acosta que no controló bien y luego fue derribado por Mejía para que Sacarelo pitara penal. Nuevamente el VAR en acción y la posición de adelanto del ex Cerro, canceló todo. No había tiempo para más, 1-1 y a los penales.

A patear

La definición desde la pena máxima fue toda para el tricolor, donde anotaron Diego Polenta, Gonzalo Carneiro, Franco Romero y Lucas Sanabria, con una tanda perfecta.

Eso fue bien diferente a los aurinegros, donde solo Nahuel Acosta convirtió, mientras que Byron Castillo y Maximiliano Silveira se encontraron con un Luis Mejía gigante, que llegó ayer en la tarde, se sumó al plantel albo, jugó el clásico y fue determinante para el triunfo de Nacional.

Fuente: montevideo.com.uy