La Intendencia de Canelones, el Instituto del Niño y el Adolescente y la Jefatura intervinieron en una fiesta clandestina realizada en un campo deportivo en la zona de Pinar Norte el pasado domingo en la madrugada.

Los organizadores convocaron vía redes sociales a un evento para menores, que no contaba con habilitaciones. La Policía detectó unas 1800 personas, la mayoría menores de edad.

Desde contralor sanitario, Luis Garrido, dijo a Subrayado que se trató de una fiesta para menores de entre 15 y 17 años. Las autoridades se retiraron sobre las 04 «en un clima de normalidad, no quisimos hacer el cierre, la disolución de la fiesta porque nos parecía un riesgo innecesario dejar esa cantidad de menores varados en el campo», comentó.

Después se produjeron disturbios, según lo que trascendió en redes sociales. La Policía con registró denuncias formales ni personas heridas ni atendidas en el lugar.

Garrido dijo que ya se han realizado varias fiestas en esa zona por lo que presumen que se trata de los mismos organizadores. «Es el mismo público al que se dirigen y es el mismo estilo de organización», señaló. Según control sanitario, la fiesta no contaba con puntos de hidratación y solo tenía tres baños químicos.

Fuente: Subrayado.com.uy