La policía canaria investiga un violento enfrentamiento ocurrido durante la pasada madrugada en Pinar Norte, que dejó como saldo un niño de cinco años muerto de un tiro en la cabeza y un joven de 22 también fallecido. Asimismo, dos niños de 6 y 8 años fueron alcanzados por proyectiles.

Según informara el noticiero Subrayado, todo comenzó cuando un automóvil se detuvo frente a una casa en la esquina de Figueroa y Canelones, finca donde funcionaría un expendio de drogas. Del vehículo descendieron dos hombres, mientras que cuatro niños de 3, 5, 6 y 8 años permanecían en el coche.

Cuando los hombres regresaban al auto, una moto pasó por el lugar y sus ocupantes dispararon una ráfaga de balas, que alcanzó a un adulto y a tres de los menores.

De acuerdo con la citada crónica, el adulto sobreviviente condujo con el niño de 3 años —que resultó ileso— y tomó una determinación extraña. Le entregó un celular y lo dejó en una pizzería de la zona, a cuya dueña dijo que no lo entregara a nadie.

Paralelamente, la policía llegaba al lugar del tiroteo y se encontraba con un cuadro dantesco.

El niño de 5 años había recibido un disparo en la cabeza y murió poco después de arribar a un centro de salud. El niño de 6 años recibió dos tiros y el de 8, uno.

El joven de 22 años tenía antecedentes por receptación. En cuanto al hombre que llevó al niño ileso a la pizzería, está identificado y tiene antecedentes por rapiña y delitos vinculados a las drogas.