Gracias a su bien ejecutado plan, Uruguay fue superior a Bolivia de principio a fin: a los 15 minutos ya ganaba por una buena definición de Núñez y se fue al descanso 2 a 0. Ya en el complemento, el mismo Núñez firmó el merecido 3-0.

Uruguay manejó más y mejor la pelota; propuso un juego más ofensivo y claro que el de Bolivia; disparó mucho más al arco (18-4); supo golpear en momentos claves y nunca dejó entrar al partido a su rival, que por ahora se queda afuera del Mundial de 2026.

Con este resultado, el equipo de Bielsa se re-confirma como cosa seria en el plano continental, dejando en claro que puede pelearle el primer puesto a la Scaloneta. Suma tres victorias consecutivas, que no es poca cosa.