El exbanquero Juan Peirano fue detenido por Interpol en la tarde del jueves, ante un pedido de captura internacional librado por la Justicia paraguaya.

Fuentes del caso, señalaron a «La Diaria» que Peirano concurrirá a la Fiscalía especializada en Delitos Económicos y Complejos de tercer turno, a cargo del fiscal Gilberto Rodríguez, sobre las 10.00 y luego será conducido a uno de los juzgados de la calle Juan Carlos Gómez, donde se definirá su situación.

Concretamente, la Justicia resolverá si Peirano esperará el proceso en prisión administrativa o con otro tipo de medidas cautelares, algo que las fuentes señalaron como la hipótesis más probable, dado los años trascurridos del hecho por el que se lo investiga, y el hecho de ser fácilmente ubicable, lo que baja el nivel de riesgo de fuga que debe evaluarse en estos casos.

Entre las medidas alternativas a la privación de libertad que podrían determinarse, se encuentra la prisión domiciliaria, la presentación periódica ante una seccional, el cierre de fronteras o el retiro del pasaporte.

Peirano es investigado en Paraguay por maniobras fraudulentas contra los ahorristas del Banco Alemán, en una causa que fue iniciada por el Banco Central de Paraguay en la que se acusa a Peirano de participar en el desvío de 19 millones de dólares, lo que implicaría una investigación por los delitos de conducta indebida en situaciones de crisis y lesión de confianza, tal como enfrentó su hermano, José Peirano, quien fue extraditado por esta causa en mayo de 2023.

La otra causa que involucra a los Peirano en Paraguay es el vaciamiento del Fondo Mutuo Banaleman, una causa iniciada por los ahorristas del fondo que reclaman en conjunto unos 40 millones de dólares.

Los fondos del Banaleman funcionaban en el mismo edificio que el Banco Alemán y fueron abiertos a partir de una definición del Poder Ejecutivo paraguayo, a través de la Comisión Nacional de Valores, que habilitó al grupo Peirano a invertir fondos de ahorro mutuo en el extranjero, algo que estaba expresamente vedado por la normativa.

A partir de la detención de Juan Peirano, comenzó a correr el plazo de 40 días que tiene la Justicia paraguaya para presentar la documentación vinculada al pedido de extradición, que deberá ser definido por la Justicia uruguaya.

Fuente: ladiaria.com.uy