La coalición de gobierno volvió a tener un nuevo cortocircuito este martes en el Senado luego de que colorados, cabildantes y frenteamplistas acordaron un proyecto de ley sobre el ingreso y ascenso en las intendencias, pero el Partido Nacional (PN) no dio sus votos y lo hizo caer. El senador colorado Adrián Peña, coordinador de su bancada, denunció acomodos a cambio de votos.

El proyecto tiene un solo artículo y fue redactado por el senador frentista Charles Carrera, aunque la iniciativa había sido presentada por Peña.

El nacionalista Sergio Botana dijo que el proyecto de ley “no tiene ni un agregado a lo que ya existe en cada departamento”, en cuanto a que cada comuna tiene estatuto del funcionario, con sus especificidades. El senador planteó que legislar sobre el tema es competencia de las Juntas Departamentales y que lo que expresa el artículo ya está en la Constitución, en su artículo 62 fundamentalmente. La iniciativa “es bastante más pobre que lo que existe en todos los departamentos, porque no solo no sanciona (el incumplimiento de los dispuesto) sino que además no resuelve todas estas excepciones que son las naturales, obligadas, circunstancias de urgencia que no pueden quedar fuera de la discusión y la resolución”, dijo Botana.

Para el ex intendente de Cerro Largo, “la excepción tiene que estar regulada” y, como el proyecto no la incorpora, es una “acusación directa, infundada y soberbia al interior de la República y a otro nivel de gobierno”. “Es una cosa para no tolerar con ligereza. La sustancia no cambia; ya está. Estamos cambiando la forma y para mal.

Estamos violando la Constitución sin necesidad de hacerlo”, sostuvo. En cambio, Peña defendió que estudios de constitucionalistas plantean que respeta la carta magna, lo que también fue controvertido por los blancos.

El senador Adrián Peña apuntó al PN. “Si esto ya existe, como dice Botana, ¿por qué no lo vota y le da un marco de respaldo a los gobiernos departamentales? Si esto ya existe, ¿por qué casi un 60% de los ingresos en los gobiernos departamentales son a dedo? ¿Cómo el 60% son a dedo si ya existe la obligación del concurso? Creo que ahí sí hay una nueva demostración de soberbia, la de subestimar la inteligencia”, respondió.

El senador dijo que “de los 40.000 empleados que tienen las comunas, 20.000 son a dedo, o sea que es todo un sistema perverso”, según publica este miércoles El País.