Según el portavoz de la Jefatura de Policía de Canelones, Alejandro Ferreira, «los perpetradores fueron tres delincuentes oportunistas que estaban involucrados en otro delito». Ferreira agregó: “Descartamos de plano una intencionalidad política en la rapiña”.

Según el informe preliminar de la Policía, los delincuentes habían robado previamente en una residencia ubicada en Padua, entre San Antonio y Roque Sáenz Peña, utilizando un automóvil robado para llegar al lugar.

Al percatarse de la presencia de un patrullero cerca de la residencia, los delincuentes huyeron a pie y minutos más tarde llegaron a la intersección de Giannattasio y Venezuela, donde se encuentra el Comité de Base del FA.

Una vez allí, según relatos policiales, los delincuentes amenazaron a un hombre que se encontraba en el club político, despojándolo de 2 mil pesos y de su automóvil, con el que escaparon del lugar.

Las autoridades a cargo del caso incluyen a la policía de la seccional 18, investigadores de la Zona Operacional 3 de Canelones, así como efectivos del PADO y del Grupo de Respuesta Táctica.